Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 17 de febrero de 2015

Buenas Noches: Ahmed Arif: Desgasté cadenas añorándote:




DESGASTÉ CADENAS AÑORÁNDOTE

Poder contar de ti.
A buenos niños, a héroes.
Poder contar de ti,
Al indigno, al rudo,
A la puta mentira.

Uno tras otro, cuántos helados inviernos,
El lobo dormía, el pájaro dormía, el calabozo dormía.
Fuera el mundo seguía, a borbotones...
Sólo yo no dormía,
Cuántas primaveras pasadas, mi bien amada
Desgasté cadenas añorándote.
Prenderé rosas de color sangre en tu pelo,
Una vez de este lado,
Una vez del otro lado...

Si pudiera gritar de ti,
A pozos sin fondo,
A una estrella fugaz,
Hasta a una cerilla,
A una cerilla caída
En la ola más aislada del océano.

Perdiera el talismán de los primeros amores,
Perdiera los besos,
No comparte, la caída repentina del anochecer,
Ensimismado con un cigarro, con una copa,
Si pudiera contar de ti...
Tu ausencia, es otro nombre del Infierno
Tengo frío, no cierres tus ojos...



Ahmed Arif en Desgasté cadenas añorándote (Visor Libros, 2012).

Traducción de Pepa Baamonde e Irfan Güler.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.