Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 16 de enero de 2015

Saray Pavón: Ábreme si me quieres conocer (3):


Puedo decir alto y claro:
no sé a dónde me dirijo,
me pesan los párpados,
a veces exploto y, otras,
tengo sequía de impulsos;
me marean las líneas del metro,
estoy harta de las hormonas,
los cambios,
harta de ser pezón y curva.




DE CUANDO ESTUVE FRENTE A TI

Las palabras se quedaban sin pulso,
el jazz se me escurría por los dedos;
tenía la nuca empapada de ti,
y, de mis poemas, eras el centro
de gravedad.

Los cuerpos eran instantes sin uso,
mi voz buscaba, a kilómetros,
tu guerra; dormida hablaba de ti
mi boca e inerme latía el lucero
de soledad.

Pero, tranquilo, que nada queda
de cuando estuve frente a ti.



Saray Pavón en Ábreme si me quieres conocer (2014).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.