Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 31 de enero de 2015

Rafael Saravia: Eón:

El jueves, el poeta Rafael Saravia se pasó por el Móngogo a escucharme. Me regaló este cuaderno, Eón, que le acaban de editar en Ediciones del 4 de agosto y del que saco estos dos poemas:

IRONÍA DEL CAUCE

En esencia, soy lo que me dejo ser;
soy rama en la mano que aprieta,
pongo el afán en mis intentos ofendiendo al
    amasijo con difíciles hábitos.

Todo ser se incrementa con el llanto,
invierte el género para rehacerse viendo la cima
   como un
taburete, inofensivo,
aprisionado en sus cuatro perneras, confundido
   y azaroso
en el mayor de los logros.

Todos queremos mitigar la sed olvidando que
   sin vaso
ríen igualmente las amígdalas del cauce.





Amarte es perderme el respeto,
caer de nuevo en el vagabundeo
que tanto nos gusta,
y no es plan de ser feliz así,
tan de repente.



Rafael Saravia. Eón. Ediciones del 4 de agosto, 2014.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.