Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 7 de enero de 2015

Henri Cole: 1 poema:




NECESARIO E IMPOSIBLE

En un país que nace del pensamiento en paz,
que no tiene fantasías de omnipotencia,
ni Dios sino naturaleza, ni la obligación de una promesa,
ni rincón oscuro de los pobres, ni redoblar del odio,
ni jerarquías de poder, conocimiento o amor,
ni surtidores de agua contaminada, ni enjambre de moscas,
ni vertederos de hormigón, yeso o vidrio,
ni falsa misericordia o verdades enterradas bajo excrementos;
y en este país de hombres y mujeres,
ningún rostro en el espejo refleja más oscuridad
que luz, más lucha que amor, ni más lucha
que en mis manos ahora, mientras, sentado en una roca,
demenuzo pan para las carpas rojas y blancas,
atrayéndolas desde su elemento al mío.



Henri Cole en La apariencia de las cosas (Quálea Editorial, 2008).


3 comentarios:

  1. ¿Podría soportar nuestra naturaleza de depredadores tanto remanso...?
    Estoy segura de que nunca nos daremos la oportunidad de comprobarlo
    Pero..por un instante, leyendo este poema, una es capaz de vislumbrar ese paraíso

    ResponderEliminar
  2. No creo que pudiera, querida Julia. Ni de coña. Pero sería una gozada. En fin... Abrazos, fuertes y solidarios.

    ResponderEliminar
  3. Sigamos soñando a través de las líneas trazadas de los versos...
    Abrazos, fuertes y solidarios también para ti, David

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.