Dibujo de BEGOÑA CASÁÑEZ CLEMENTE

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Necesitáis personas como yo... Necesitáis personas como yo para señalarlas con el dedo y decir: Ese es el malo... Y eso, ¿en qué os convierte a vosotros? ¿En los buenos?... No sois buenos... Simplemente sabéis esconderos. Sabéis mentir... Yo no tengo ese problema. Yo siempre digo la verdad, incluso cuando miento:

Tony Montana
Cómo ha cambiado irremediablemente mi vida. Siempre es el último día de verano y me he quedado fuera en el frío sin una puerta para volver a entrar. A lo largo de mi vida he dejado pedazos de corazón aquí y allí y ahora apenas me queda el suficiente para seguir viviendo. Pero fuerzo una sonrisa, sabiendo que mi talento sobrepasaba con mucho mi ambición. Ya
no hay caballos blancos ni mujeres guapas en mi puerta:

Georges Jung

domingo, 21 de diciembre de 2014

Carina Sedevich (22): Klimt y otros poemas:

Klimt y otros poemas es el título del libro de poemas de Carina Sedevich que abrirá el año que viene, 2015, la Colección Lillie Langtry de Poesía Femenina, en la Editorial Origami... Te dejo con esta trilogía, seleccionada por la propia Carina para anunciar la próxima edición de su, nuestro, Klimt y otros poemas:


     Fotografía de Laura Bellomo.


Mi cuerpo, que madura,
yace solo.
Como un barco.
Como el orden
de las estaciones.
Madura como un árbol
de ciruelas:
sin misterio
para las ciruelas.

*

Me extasiaban las gotas de resina
del ciruelo blanco
y del ciruelo negro.
Los árboles sangraban
porque estaban enfermos.
El blanco por ser blanco.
El negro por ser negro.

*

Robando la resina del ciruelo
comprendí
que no se vuelve limpio
de lo bueno.



Carina Sedevich en Klimt y otros poemas (edición en 2015 en Editorial Origami).


Lee la anterior entrada dedicada a Carina Sedevich y su poesía:


CARINA SEDEVICH 21



Volveremos con Carina Sedevich y su poesía el próximo jueves 1 de enero de 2015, para entrar con buena poesía en un año en el que esperemos y deseemos que las cosas nos vayan, cuando menos, un poquitín mejor a los que este año no nos ha ido todo lo bien que hubiésemos deseado. 


El administrador de este cuaderno de bitácora, o sea, este menda lerenda, se toma unos días de descanso hasta entonces, 1 de enero de 2015, en que volverá, eso espera, con energías y fuerzas renovadas y, sobre todo, con muy buena literatura. Hasta entonces, ya sabes:


Feliz Navidad y todo eso.


Cosecha 2014 + Cancha (22):

Literariamente hablando, este 2014 que tiene los días contados se ha portado bien:


Árbol de Poe


Bartleby Editores (3ª edición este año)


Editorial Origami


Ediciones de Baile del Sol



Opera Prima


Ediciones Liliputienses



Editorial Origami, 2014



Ya lo Dijo Casimiro Parker (2ª edición)



Editorial Al Revés & Fiat Lux



Además, escribí el epílogo de La próxima tormenta, de Álex Portero:


Editorial Origami (1ª y 2ª edición)



En estos últimos días me han dado cancha en los siguientes sitios web:















Como es habitual: MUCHAS GRACIAS.



Biblioteca en Venta (18):

Pedido Mínimo: 15 €
Gastos de Envío a cuenta del comprador.
Libros en buen o muy buen estado.

Si te interesa algún libro de este o de otros post de Biblioteca en venta, escríbeme a mi dirección de correo electrónico:




Hoy te ofrezco, a muy buen precio, dos libros de poemas de José María Fonollosa:


VENDIDO

J. M. Fonollosa: Ciudad del hombre: New York. Quaderns Crema, Primera Reimpresión: octubre de 1995. Prólogo de Pere Gimferrer.

Su precio en Internet:  Ciudad del hombre: Ney York


VENDIDO

J. M. Fonollosa: Ciudad del hombre: Barcelona. DVD Ediciones, Primera edición: octubre de 1996. Prólogo de José Ángel Cilleruelo.

Su precio en Internet: Ciudad del hombre: Barcelona


Y por último, un de libro de poemas sin el cuál es difícil entender la poesía española de los años 90:


15 €

Pablo García Casado. Las afueras. DVD Ediciones, Primera Edición: Marzo de 1997. 

Este ejemplar viene con una dedicatoria y la firma de su autor:





Biblioteca en Venta volverá el año que viene: 2015.



Feliz Navidad y todo eso.



Charles Simic: 21 de diciembre:





21 DE DICIEMBRE

Estas guerras que terminan
sólo para comenzar de nuevo
en cualquier otro sitio
como la maquinilla del barbero,
o como esos inviernos
con sus días desolados,
se remontan a Caín.

Todo lo que siempre he hecho
-eso parece- es golpear
en las ruinas con un palo
hasta quedar cubierto
por las cenizas y el hollín
sin haberme podido lavar,
incluso si lo hubiera querido.


Charles Simic en Mi séquito silencioso (Vaso Roto Ediciones, febrero 2014)

sábado, 20 de diciembre de 2014

Alejandro Mallada: La pulsera:



    Alejandro Mallada & Nacho Vegas


LA PULSERA

Hoy se ha roto
una pulsera que llevaba
en mi mano derecha.

Era de cuero
y la llevaba de niño
hasta que un día
al llegar a casa
me la quité.

Corrió conmigo
en juegos
por entre y debajo
de los coches
de las calles del Llano.
Saltó desde mi brazo
vallas de colegios
y escalamos al rescate
de balones
para estrujarles
todas
sus posibilidades.
Se peleó desde mi mano
en alguna pelea
y nos caímos
en mil caídas.
Pero solo me dejço
mientras jugaba en
la recreativa
de algún bar,
me molestaba
para calcar 
frenéticamente
los botones.

Hoy se ha roto.
Hace unos día solo
que la volví a poner

y se ha roto.

Será que
a lo que juego esta vez
es algo
más peligroso.



Alejandro Mallada (Inédito).




Así llegan los crímenes (últimos párrafos):


20


En una ciudad que conozco hay una calle que lleva el nombre de un famoso poeta. Una tarde, en un programa de televisión, entrevistaron a los vecinos de dicha calle. Les preguntaron si sabían por qué su calle se llamaba así. Preguntaron, no sé, a diez o quince vecinos de todas las edades y condiciones. Nadie sabía quién era aquel famoso poeta. Un poeta, por cierto, que a todos los que fuimos a un colegio o a un instituto debería al menos sonarnos de algo. Un poeta romántico.


21

Yo, que me creía realista, me he dado cuenta estas últimas tres semanas, que en realidad lo que soy es un romántico empedernido. Un soñador. La realidad es otra. La realidad no soy yo. La realidad, en mi caso, es que a nadie, a casi nadie, le interesa ni lo que escribo ni lo que, en general, ofrezco en mi blog o donde sea. No me hace falta mi CI para darme cuenta de eso. Verás, te voy a contar algo, algo importante, al menos para mí: las personas que se han preocupado por mí estos duros días de invierno en que, por primera vez en mi vida, he probado el sabor de la soledad.


22

Una de ellas, es una sirena rubia con muletas que a base de mucho coraje, esfuerzo y, sobre todo, mucho trabajo, ha logrado alcanzar las estrellas. Un ejemplo a seguir. Esta mujer, estos días, me enviaba sencillas recetas de cocina que hasta un inútil como yo sabía preparar. Esta mujer me enviaba algo mejor, sus palabras: Venga, David, si yo con mis limitaciones estoy aquí, tú también saldrás adelante... Ayer mismo, esta mujer asistió al recital de Rap y Poesía. Una de las escasas personas que acudieron. Con sus muletas. En primera fila. Muchas Gracias, Montse.


23

Un amigo me escribe, conociéndome: Antes de meterte en líos, habla conmigo... Otro: Si te ves muy jodido, habla conmigo, no tengo mucho pero algo rascaremos... Otros, muy pocos, que están como yo, algunos con muchas más responsabilidades, me enviaron sus palabras de ánimo... Se pueden contar con los dedos de una mano... Lo mismo que a Montse: Muchas Gracias.


24

No voy a mencionar aquí a otras dos personas, una de ellas lectora fiel de mi obra y la otra, poeta. Cuanto menos sepa el enemigo sobre el amigo, mejor. Muchas Gracias, también.


25

Por último. Algo que no me esperaba ni de coña. Hay gente que tiene más fe en mi talento poético que yo mismo, que ya es decir. Una de estas personas, a la que voy a llamar Lafcadio, me escribió un mensaje en el que me decía, y cito textualmente: Voy a ingresarte 200 €. Creo que podré hacerlo todos los meses... Sí. Pensé en el viejo Buk y en su editor. Pero mi amigo no es editor y yo no tengo en mi cuenta los millones por la venta de la casa de mi padre, como tenía, en palancas, Bukowski, con lo cuál, para mí, tiene mucho más mérito el gesto de mi amigo. A él no le daré las Gracias. Se las doy en cada mensaje que nos cruzamos.


26

¿A dónde quiero ir a parar? A esto: Que una cosa es no rendirse y otra muy distinta romperte la crisma contra una roca a la que nunca vas a mover ni un puto milímetro del suelo. Cuando peleo, la palabra rendición no entra en mi vocabulario. Pero cuando ya no sé ni por qué ni por quién ni para qué estoy peleando, la pelea carece de sentido: se convierte en una pelea con tu sombra: no tienes la menor posibilidad de ganar. Ni a los puntos. Solo ahora, con 50 tacos, caigo en la cuenta de que, en realidad, llevo más de 15 años peleando contra mi sombra. Hace relativamente poco una amiga mía me dijo: Si todavía estás a tiempo, me aconsejó: Entra en la rueda. Que viene a ser lo mismo que decir: Si todavía estás a tiempo, véndete... Y aunque, visto lo visto, es un buen consejo, ¿en qué me convertiría eso a mí? No. No he llegado hasta aquí para coger ahora el camino fácil, el atajo de los artistas que, a mi juicio, no confían lo suficiente en su talento como para tener que recurrir a hacer trampas. Así pues, el final de este texto que iba para novela y se ha quedado en relato, que no cuento, solo podía ser este:

David no escribe.

David trabaja.

Como todos.


David González
20/12/2014


viernes, 19 de diciembre de 2014

Doris Escarlata & David González: Rap y Poesía: La última y nos vamos (y 2):

Recuerda: Esta noche: 20:00h: Bar Nómada: Rap y Poesía: Doris Escarlata & David González: La última y nos vamos:



Te dejo con otro poema inédito de mi próximo libro de poemas:


         FÁBULA

         a Rocío Caballero

         el pantano se acuerda
         de cuando apenas
         era un charco pequeño:

         revive con nostalgia
         los saltos de los críos
y       los brincos de las gotas
         de agua de lluvia
         salpicándolo todo
         de gritos y de risas:

         el pantano guarda
         memoria también
         de cuando ya era
         una charca hecha
y       derecha y aún cree
         percibir el cosquilleo
         de los primeros renacuajos
y       el paso atrás
         de los primeros crustáceos:

         qué sucedió,

         se pregunta ahora
         sin fuerzas suficientes
         para sacudirse de encima
         esos nubarrones de mosquitos
         transmisores de enfermedades:

         qué fue lo que falló:

         por qué no se convirtió
         también él
         en un hermoso

         lago:



         David González (Inédito)


         Y te dejo también con otro tema de Doris Escarlata:







jueves, 18 de diciembre de 2014

Carina Sedevich (21): Incombustible (c):






Como una piedra caliente
me dijiste que olía.

No con olor animal,
sino muy suave.

Como una piedra caliente
entre tus manos,
pensaba.

Olor a hembra
recién cogida,
dijiste.



Carina Sedevich en Incombustible (Alción Editora, 2012).


Doris Escarlata & David González: Rap y Poesía: La última y nos vamos (1):

Bueno. Se acerca el día. Mañana, viernes, a las ocho de la tarde, en el Bar Nómada, Xixón, Doris Escarlata & David González presentan el espectáculo de Rap y Poesía: La última y nos vamos:




De momento, hasta mañana, te dejo con un tema de Doris Escarlata, que abro yo con unos versos:




Y con este poema inédito, que saldrá en mi próximo libro de poemas:


         LO QUE IMPORTA III

         no importa

         que hagas
         leña
         carbón
o       ceniza
         del árbol
         caído:

         importa esto:

         que lo protejas
         cuando aún está
         erguido:




miércoles, 17 de diciembre de 2014

David González: Así llegan los crímenes (19):


19


Manuela, una de las protagonistas femeninas de esta historia de crímenes del corazón, me escribe un mensaje de correo electrónico en letras mayúsculas, es decir, gritando, en el que, entre otros temas, me ofrece la respuesta a la cuestión antes planteada, así que lo menos que puedo hacer, creo yo, de lo contrario no sería el escritor que afirmo ser, es escuchar lo que tiene que decirme y compartirlo contigo: Y que lo sepas, no, yo no tenía ni para unas bragas viviendo contigo, me escribe: Me estaba muriendo a cinco pasos de ti y tú no te querías enterar... No me deja en muy buen lugar, ¿eh? Si lo llego a saber, o sea, si no fuera tan egoísta que todo lo quiero para mí, le hubiese regalado las bragas de la poeta en lengua inglesa y en paz.


David González
17/12/2014

Fotografía de B. C. C


Lee el capítulo anterior:





Biblioteca en Venta (17) : Colección Editorial Bartleby:

Pedido Mínimo: 20 €
Gastos de envío a cuenta del comprador
Libros en buen o muy buen estado.
Si te interesa un libro y no tienes dinero en ese momento para comprarlo o si no encuentras otros con los que completar el Pedido Mínimo, no te preocupes: Te lo reservo.

Si estás interesado en hacer un pedido, escríbeme a mi dirección de correo electrónico:



Y sin más dilación vamos ya con un lote de libros, impecables, de la editorial Bartleby:


3 €


VENDIDO

4 €


VENDIDO


 VENDIDO


VENDIDO


8 €

6 €


4 €


3 €


3 €


3 €


 VENDIDO

5 €


VENDIDO


4 €


 VENDIDO


6 €


3 €


4 €


VENDIDO


5 €


3 €


3 €


VENDIDO


3 €


VENDIDO



Si estás interesado en algún libro, escríbeme a mi dirección de correo electrónico:






Charles Bukowski: Toca el piano borracho como un instrumento de percusión hasta que los dedos te empiecen a sangrar un poco ( y 3):


ARTE

a medida que
el espíritu
mengua
aparece
la
forma.





BIEN PLANTADO EN LOS CAMPOS DE FRANCIA

con el formidable rasgueo de ninguna
guitarra
me falta tiempo para colocarme

en lugares donde las jirafas corren como el
odio
me falta tiempo para sentirme solo

en bares donde camareros de celuloide
sirven risa envenenada
me falta tiempo para emborracharme

al pie de montañas
donde los suicidas afluyen a las corrientes
sonrío mejor que la Mona Lisa

colocado solo borracho sonrisa de tristeza
te quiero.



Charles Bukowski en Toca el piano borracho como un instrumento hasta que los dedos te empiecen a sangrar un poco (Visor Libros, 2014).




martes, 16 de diciembre de 2014

David González: Así llegan los crímenes (18):


18


Vas a tener que disculparme por mis palabras de antes, las del último párrafo. No era una amenaza. Estoy bueno yo como para andar amenazando a naide y metiéndome en problemas. Bastantes tengo ya. Problemas. Y quebraderos de cabeza. Como para parar un tren. Se me fue la olla, eso es todo. No le des más vueltas. Podrías marearte. Esto es una noria. Se me ha ido de las manos y se escribe solo. Y a lo mejor tú hasta eres de los que no reciclan. Así que perdona, ¿vale? Nobody is perfect. Y yo menos que nadie. Pero también te digo que tendrás que poner a prueba tu paciencia conmigo, si quieres obtener resultados, resultados creativos se entiende. No te lo voy a poner nada fácil. A mí no se me camela con terroncitos de azúcar o susurrándome al oído.  Ni se me doblega con espuelas o lazos o hierros al rojo vivo. No soy un caballo. Ni tampoco un hombre llamado caballo (¿cuál era el nombre de la actriz que daba vida a la vieja india que utilizaba a Richard Harris como a un caballo? Un libro para el primero que deje un comentario con la respuesta, certera, en esta entrada).  Ni, siquiera, un hombre. En estos últimos días, casi tres semanas ya, no se me caen los anillos por confesarte que, en realidad, no soy nada. Un Hombre Solo y la Nada son exactamente lo mismo. NADA. Algunos, sin embargo, somos de efectos retardados y aprendemos tarde, mal y, a veces, nunca, que la Vida, como la cocaína, es para compartirla. Del mismo modo que mi madre, adicta al reciclaje, compartía con nosotros, con mi hermana pequeña y conmigo, sus quejas, a flor de grito: No tengo ni para comprarme unas enaguas por dároslo todo a vosotros, nos reprochaba en las contadas ocasiones en que nos reprendía. No tengo ni para comprarme unas enaguas por dároslo todo a vosotros. Una enagua, para quien no lo sepa, es una prenda de ropa interior que utilizan las mujeres, cuando, pongamos por caso, se visten con una falda translúcida o con demasiado vuelo, para evitar que se les vean las bragas. Entonces es cuando mi mente, una mente culpable, y enferma, hace una extraña, pero hasta cierto punto lógica, asociación de ideas, de malas ideas, y se pregunta, con mala conciencia:

¿Tampoco Chica y Manuela tendrían para comprarse unas bragas, unas putas bragas, por dármelo todo a mí?


David Gonzalez
16/12/2014