Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 8 de diciembre de 2014

José Hierro: Ezra Pound:




EZRA POUND

ACOTACIÓN PRIMERA

Desconectado de su lugar y de su tiempo,
extravagante americano nacido en Gran Bretaña,
a contratiempo, a contraluz, a contralugar.
Todo, hasta su lengua materna,
le vino estrecho. Por eso recurría
al griego clásico, al latín,
al provenzal antiguo, al italiano de Dante, al chino.
En spoleto salmodiaba
con susurro ancianísimo, en italiano,
-una sutil manera de venganza-
algunos de sus Cantos Pisanos,
escritos en inglés, como es sabido.
Eso ocurría años después
de su exaltación del fascismo
-Inglaterra mi natura, Italia mi ventura
USA mi sepultura-.
Porque fue USA donde estuvo
al borde de la ejecución
-gas, horca, silla eléctrica, inyección letal
o cualquier otra forma de exterminio
civilizada y piadosa.
Antes había sido la jaula, la vergüenza,
la befa, el improperio. Finalmente,
el psiquiátrico.



José Hierro en Cuaderno de Nueva York (Ediciones Hiperión, 1998).


1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.