Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 17 de diciembre de 2014

David González: Así llegan los crímenes (19):


19


Manuela, una de las protagonistas femeninas de esta historia de crímenes del corazón, me escribe un mensaje de correo electrónico en letras mayúsculas, es decir, gritando, en el que, entre otros temas, me ofrece la respuesta a la cuestión antes planteada, así que lo menos que puedo hacer, creo yo, de lo contrario no sería el escritor que afirmo ser, es escuchar lo que tiene que decirme y compartirlo contigo: Y que lo sepas, no, yo no tenía ni para unas bragas viviendo contigo, me escribe: Me estaba muriendo a cinco pasos de ti y tú no te querías enterar... No me deja en muy buen lugar, ¿eh? Si lo llego a saber, o sea, si no fuera tan egoísta que todo lo quiero para mí, le hubiese regalado las bragas de la poeta en lengua inglesa y en paz.


David González
17/12/2014

Fotografía de B. C. C


Lee el capítulo anterior:





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.