Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 11 de diciembre de 2014

Charles Simic: Mi séquito silencioso ( y 3):


AL DESTINO

Siempre fuiste para mí más real que Dios.
Montando el atrezo de una tragedia,
martilleando los clavos
con solo unos pocos amigos invitados a mirar.

Solo para parecer cercano hiciste coja a una chica guapa
y arrollaste a un niño con una moto.
Se me ocurren un millón de ejemplos similares.
Lo dicho: cómo ambos nos seguimos encontrando.

La máquina de chicles que predice el futuro en Chinatown
puede que tenga la respuesta, una vieja
y chirriante puerta abriéndose en una película de terror,
un paquete de cartas que olvidé en una playa.

Puedo sentir cómo te acurrucas a mi lado por la noche,
con tu aliento caliente -tus manos frías-,
y yo, como si fuera un piano antiguo colgado
de una ventana al extremo de una soga.





EL PROPIETARIO AUSENTE

Seguro, lo podría poner más fácil
en lo que respecta a las preguntas
sobre dónde se encuentra,
frenando nuestras locas especulaciones
silenciando nuestras voces airadas,

y no dejarnos solos
con ese curioso sentimiento
que a veces tenemos
de que hay un propósito elevado
en nuestra vida aquí
donde nada funciona
y todo necesita arreglo.

Lo mínimo sería un cartel:
AUSENTE POR NEGOCIOS
para que pudiéramos verlo,
en el cementerio, donde nos cobra la renta,
o en el cielo nocturno,
donde le dirigimos nuestras quejas.



Charles Simic. Mi séquito silencioso. Vaso Roto Ediciones, febrero 2014. De la traducción: Antonio Albors. Dibujo de portada: Víctor Ramírez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.