Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 3 de diciembre de 2014

Charles Simic: Mi séquito silencioso (2):





EL PAPEL DEL INSOMNIO EN LA HISTORIA

Los tiranos nunca duermen:
un apenado, severo
e imperturbable ojo
observa la noche.

La mente es un palacio
de paredes con espejos.
La mente es una iglesia en el campo
invadida de ratones.

Cuando llega el amanecer,
los santos se arrodillan,
los tiranos alimentan sus perros
con pedazos de carne cruda.



Charles Simic. Mi séquito silencioso. Vaso Roto Ediciones, 2014. Traducción de Antonio Albors. Dibujo de portada: Víctor Ramírez.


1 comentario:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.