Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 7 de diciembre de 2014

Carina Sedevich (18): Como segando un cariño oscuro ( y g):


  


Para nosotros
quiero escribir sobre una cosa limpia.
Sacarlo de entre todo como a un pájaro vivo.

Hubo.

Es arduo en medio de esta hora
salvar alguna hoja girando en una esquina.

Ahora me quedo silenciosa
sentada frente al blanco de la calle
y miro.

Cualquiera diría que recuerdo.

Pero no podría recordar
y quiero
escribir simplemente
que lo hubo.




Ayer a la tarde fui otra vez.
Los gatos estaban misteriosamente blancos
en medio de la mugre y de los pastos altos.

Unas colillas, jabones, una taza.
Supe que habías estado por ahí.

Casi pude sentir tu desolación
como pude sentir la mía esa mañana
en que me dejaste sola tras la puerta.

Porque las paredes en estas horas hablan
con una voz que nunca se derrama.
Y las cosas, ya sabemos que no importan,
pero están o no están, y como sea, cantan.

Heladas o hirvientes esperan que las notes
mientras el aire agrio te rodea.



Carina Sedevich en Como segando un cariño oscuro (Ediciones llanto de mudo, 2012).


Volvemos el próximo jueves con Carina y su Incombustible.

Te facilito el enlace a la entrada anterior:


                                                                           CARINA SEDEVICH (17)



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.