Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 15 de diciembre de 2014

David González: Así llegan los crímenes (17):


17

En cambio, yo apesto a remordimientos de conciencia, sentimientos de culpabilidad y desodorante Axe, fragancia Tentación Oscura. Sé tan irresistible como el chocolate. Sí. Existe, la he oído, una leyenda urbana sobre este desodorante, según la cuál entre sus componentes se encontrarían feromonas humanas, es decir, sustancias químicas que los machos secretamos para atraer sexualmente a las hembras de nuestra especie, y viceversa. Sé que esto no puede ser cierto, claro, pero, y si lo fuera ¿qué? Supongo, de todos modos, que ya es hora de ir deshaciéndose de las bragas de la poeta en lengua inglesa, pero eso me plantea un problema de reciclaje. Al contenedor amarillo van a parar los residuos plásticos, al verde el vidrio y al azul el papel y el cartón. ¿Y las bragas?  Ni puta idea. Menos mal que yo no reciclo. Yo no trabajo gratis. ¿Quién te piensas tú que separaba antes los residuos que ahora separas tú? ¿Ellos solos? ¿Yo? No, joder. Había un determinado número de obreros, a ambos lados de una cinta transportadora, que separaban nuestros desperdicios a cambio de un salario. Ahora lo haces tú. Y gratis. Ni siquiera te han bajado el recibo de la basura. ¿Dónde te crees tú que han ido a parar esos trabajadores? Exacto. Justo ahí. Al contenedor negro del desempleo. Gracias a ti. Sí, no pongas esa cara, gracias a ti. Así que luego no te quejes cuando venga alguien, no lo dudes que vendrá, y desempeñe tu trabajo por menos dinero del que lo haces tú o que, incluso, como tú con el reciclaje, lo haga gratis. Quéjate si quieres, pero procura que no te escuche yo, porque te vas a quejar lo último... 


David González
15/12/2014





Lee el capítulo anterior:





4 comentarios:

  1. Yo tampoco reciclo, pago por ello obligadamente.

    ResponderEliminar
  2. Ya somos dos entonces, querida Marián, amiga mía :-)

    ResponderEliminar
  3. Eyyyyy, que yo tampoco... no iba a pagar por un trabajo que encima les hago yo. Un abrazo David y Mariana.

    ResponderEliminar
  4. Jajaja, Qué pasa Shiro, colega... Anotado queda que tú tampoco reciclas... Otro abrazo, compi, fuerte y solidario, y otro para Mariana.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.