Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 28 de noviembre de 2014

Vinalia Trippers 13: Duelo al sol:


Empezamos con la cubierta del próximo Vinalia Trippers, nº 13,  fanzine contracultural por excelencia, reconvertido en revista, casi libro, desde el año 2007, si no recuerdo mal y abierto siempre, de la mano generosa del poeta y narrador Vicente Muñoz Álvarez, a nuevas colaboraciones, a nuevas voces que tengan algo que decir. Este número está dedicado al salvaje oeste, a indios y vaqueros, a través de la visión de casi 100 autores, entre dibujantes, poetas, narradores, etcétera, entre los que tengo el gusto de contarme:





Aquí, los participantes o colaboradores de este número 13:






El cartel de regalo de Geronimo, obra de Julia D. Velázquez:






La revista se completa, además, con el Poemash, dedicado en esta ocasión al poeta recién fallecido Leopoldo María Panero, con el título de Deseo de ser piel roja:






Este es el poema con el que yo participo:


            SOLO SANGRE

            encima de la mesita de noche
            hay una máquina de escribir,
y          en el carro, en vez de papel,
            hay un piel roja.

            vendían otros indios
            en el tenderete de las postales.
            les habían fotografiado
            delante
            de una pared
            de ladrillos
            de adobe
            rojo:

            llevaban sombreros
            de hongo y chalecos
            de rayas,
y          para sostenerse
            de pie
            se agarraban a una botella
            de whisky.

            el indio
            de mi máquina 
            de escribir
            se agarra al pelo
            de su caballo:

            el indio
            de mi máquina
            de escribir
            es un guerrero,
            un sioux
            oglala:

            el ejemplo
            que hay 
            que seguir:

            me recuerda
            que no debo rendirme          nunca
            que debo mantenerme          siempre

            en pie
            de guerra.



Y este es el cartel de la presentación en Madrid, dentro del festival Valiente Inverso 2014:







No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.