Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 24 de noviembre de 2014

José Luis Pérez Pastor: 2 poemas:


CONFUSIÓN DEL INVADIDO

Confundo a todo el mundo contigo, vida mía,
y llamo por tu nombre a todos, a cualquiera:
en este ritmo vivo que llamamos el día,
bajo tu prisma veo las aguas y la hoguera.
Con todos me disculpo: "Perdón, le confundía
con otro...", y continúo con mi devanadera...
... y es que me has invadido de ganas alevosas
de llamar por tu nombre al resto de las cosas.



MÜNSTER-WESTFALLEN
(Para después de cualquier viaje)

Ahora me queda para el vuelo
que habrá de devolverme a mis rincones
el canto de un muchacho vizcaíno
a través de las torres y el otoño
de esta hermosa ciudad reconstruida
(ahora, que después de un mes de libros
de leider, verstehe nicht gut tu idioma,
veía ya la masa en los sonidos),
podré decir sin miedo a equivocarme:
"Estuve en un lugar de historia viva,
crucé descalzo el Rin, bebí en mi jarra
el poso cereal de la cerveza,
conocí un lugar bello, encontré amigos,
aprendí a sopesar mejor mi patria".



José Luis Pérez Pastor en Albada y engranaje (CELYA Editorial, 2005).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.