Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 6 de noviembre de 2014

Deshidratado & Desengañado:

No me voy a extender. Estoy literalmente sin fuerzas. Ayer me precipité. Creí que ya estaba recuperado. Me equivoqué. Justo cuando terminé de postear a Limónov, regresaron los putos dolores. Y esta vez todavía peores. El médico, después de auscultarme, palparme y escucharme, dijo: Gastritis aguda vírica (el corrector de blogger sustituye automáticamente vírica por "lírica"). Pero me preocupa tu deshidratación. En resumen: hoy y mañana tengo que hidratarme, es decir: beber todo el agua y todo el Aquarius Libre que mi cuerpo admita. El sábado empezar la transición hacia la comida a base de papillas de cereales para bebés y el domingo pasar a arroz hervido, pollo cocido, mierdas así. Nada de ponerme insulina tampoco mientras dure la puta gastritis. Y según él, si el lunes no estoy del todo restablecido, entonces tendré que ir a hacerme analíticas por si los dolores tienen otra procedencia. 

Todo esto, como comprenderás, llega en el peor momento. Interrupción de lo que estoy escribiendo (de momento ya 5 días sin escribir). No poder ir a las Jornadas de Literatura de Pravia (todavía tengo que avisar). Y, sobre todo, el desengaño. Es decir: ¿para qué cojones me sacrifico tanto, para qué cojones llevo sacrificándome tanto estos últimos 20 años? Lo que me lleva a preguntarme: ¿Merece la pena mi sacrificio para lo poco que recibo a cambio? Y no me refiero a recibir dinero. Eso ya hace años que tengo claro que nunca o muy pocas veces va a suceder. Me refiero a tener que ver, por ejemplo, como esta crisis o lo que sea ha hecho que la gente se vuelva una buitre de tres pares de cojones, que cierta gente se apalanque tu dinero o retrase todo lo posible su entrega, que cierta gente te demuestre que no puedes contar con ella o luchar a su lado cuando hay de por medio cifras tan altas como 16 euros... En fin... Como me decía mi madre por teléfono: Estás gafado... No sé si es así, pero lo cierto es que la enfermedad ya me ha hecho perder unas cuantas lecturas, de esas, como decía en otro post, bien pagadas... Y no solo no puedo ir, sino que, encima, tengo que gastarme dinero del que ando escaso en putas medicinas... 

Este post es simplemente para comentarte que hasta el lunes no volveré por aquí. Que si eres lector de este blog, me disculpes por las molestias. Pero lo he dicho muchas veces: Puedo luchar contra quien sea o lo que sea, pero no contra las enfermedades. Ahí tengo que joderme, como todo el mundo.

6 comentarios:

  1. Vaya. :( Cuídate, David y que no sea nada más, que suficiente es ya. En cuanto a la gente, son gente: hienas, buitres, vampiros, alimañas de la peor calaña. De todas formas agárrate a las personas que te aprecian (me incluyo) y a los que te quieren y te lo demuestran.

    En fin, este comentario no es para tus lectores del blog, es para ti.

    Un abrazo y una pronta recuperación, querido amigo.

    ResponderEliminar
  2. Recuperate tranquilo. Acá estaremos cuando regreses. Hay mucho para leer. No me bajes los brazos González!!!
    Abrazos

    ResponderEliminar
  3. Escucha.. Animo, joder! Que somos muchos los que seguimos lo que dices en tu blog y publicas en twitter, como lluvia benéfica en medio de tanto erial reseco. A mejorarse, cuidándote.. Abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Eso hago, Tomás, querido amigo. Ya voy mejor. Hoy he comido por fin y de momento bien. Gracias. Abrazos fuertes y solidarios.

    ResponderEliminar
  5. No, tranqui, Mirian, querida amiga. Bajar los brazos nunca. Desengañarse cada vez a más a menudo. Pero es lo que hay. Gracias, Miriam. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tus ánimos, aurora boreal. Tus palabras reconfortan, la verdad. Gracias. Abrazos fuertes y solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.