Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 23 de noviembre de 2014

Carina Sedevich (14): Como segando un cariño oscuro (c):


Es difícil horadar el alma.
Es difícil incluso aproximarse
como hace el sauce sobre el agua.
Cerca o lejos nunca fue importante.
Ni dentro o fuera
ni tuyo ni mío fue importante.
Lo importante era mirar el sauce
cómo se batía sobre el agua.





Yo no soy tu sendero
porque no soy de tierra:
soy de agua y de fuego
y de viento después.
Pensá, mirá pasar mi cuerpo
por tu cabeza repleta de erecciones.
¿Duele?
Un gesto
para poner tu mano sobre mí.
Uno te pido.
Si no, nada.
¡Al mundo de los otros!
¡A juntar tus cigarros, tus pasajes, tus cuitas!
Los miedos que yo sé...
¡A cagarse!
Mi sangre te di.
Mi aire te di.
Mi fruto.
Y ahora me quemo
deliciosa, al borde, y no sabés.
No conoces lo ígneo de las cosas.
Esperá, deja pasar;
florezco en este juego.
Y me dan ganas de acercarte calas,
cenizas y cajitas.
Muerto.
Y yo que te di vida tanto tiempo.



Carina Sedevich en Como segando un cariño oscuro (Ediciones llantodemudo, 2012).


Si te has perdido alguna de las entregas anteriores, te facilito los enlaces:







El próximo jueves más de Carina Sedevich. Hasta Mañana. Felices Realidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.