Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 16 de noviembre de 2014

Carina Sedevich (12): Como segando un cariño oscuro (a):

¡Y Carina, Carina Sedevich, explota como Poeta! Júzgalo tú mismo/a:


Esa mañana escuchaba el quejido
de la puerta del mueble de la cocina.
La puerta aquella donde estaba la basura.
Esa mañana hacía frío todavía.
En mi útero había sangre todavía
mientras oía, inmóvil en la cama,
el ruido de la puerta en la cocina.
Pude cerrar los ojos y no ver como te ibas
pero no pude dejar de oír aquella puerta.
Algo viniste a decirme, que te perdonara.
Dentro mío la sangre coagulaba
los óvulos, todos, se morían.
Ahora en la cocina, cada mañana,
cuando desgrano una fruta
para mi cuerpo sin nido
me doblo como un gato al que alcanzó
una flecha
para dejar caer mi resto en la basura.
Una cáscara, un corazón, una semilla.
Con ellos va el perdón que puedo darte.




Este poema es solo una muestra de lo que nos vamos a encontrar en Como segando un cariño oscuro, poemario del 2012, editado por Ediciones llantodemudo, Córdoba, Argentina. El próximo jueves, Carina Sedevich nos desvelará el por qué de ese silencio poético de 12 años. Mientras, te recuerdo que vayas anotando los poemas que más te vayan gustando. 





Y por si no has leído alguno de los post anteriores sobre Carina Sedevich y su poesía, te facilito los enlaces:


CARINA 1      CARINA 2       CARINA 3      CARINA 4





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.