Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 14 de noviembre de 2014

Cancha (21): Rocío Caballero:

Rocío Caballero es, por así decirlo, mi lectora más fiel. En muy poco tiempo se ha ido haciendo con el grueso de mi obra poética. Como comprenderás, como poeta, no puedo estarle más que agradecido. De hecho, la considero ya más una buena amiga que una lectora. Además, fue ella la que adquirió mi poema manuscrito, el que se puso a la venta en la exposición Meando contra viento, un poema inédito que se titula Guerra y paz. Con este hecho, Rocío Caballero, se erige, además, inconscientemente, sin pretenderlo, en la persona que ha fijado el precio inicial de mis poemas manuscritos. Somos los compradores los que fijamos el precio, por tanto el valor, de las cosas, en especial de las que se consideran arte o poesía. No diré el precio del poema, como es natural. Lo que sí haré, sin embargo, es subir la foto que le hizo ella. Y pasarlo a limpio, por si no entiendes mi mala letra:





            GUERRA y PAZ

            puede prestarse a chiste
            pero se trata de un poema:

            empezaba a contarlo
            mi sufrida madre:
            Berta: de Libertad:

            lo que este necesitaba
            era una guerra
            como la que pasaron
            nuestros padres:

y          seguía el mío:
            el hombre 
            de la cicatriz en el ojo:

o          crecer en la miseria
            de una posguerra
            como la que nos tocó
            vivir a nosotros:

            yo solo era un niño
            en los últimos años ya
            de una dictadura militar:

y          en aquellos momentos
            lo que necesitaba:
            lo único que necesitaba
y          te lo digo en serio:

            era

            que me dejasen

            en paz:



David González. Guerra y paz (poema manuscrito inédito, 2014, colección privada).


Muchas Gracias, Rocío.


Y Muchas Gracias también a mi hermano el Kebrantaversos, que en su blog habla de El lenguaje de los puños:

                     KEBRAN

Y Gracias, muchas, asimismo, a mi querido amigo el poeta Tomás Soler Borja por postear en su blog el poema Pared, de mi libro El lenguaje de los puños:

                                                                          FRENTE AL SILENCIO



2 comentarios:

  1. Tolstoi ya no está solo. Un poema magnífico. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Gracias, José Luís, querido amigo. Me alegro de que el poema te parezca eso. Abrazos, fuertes y solidarios, agradecidos.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.