Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 31 de octubre de 2014

XIV Jornadas de Literatura de Pravia: Guerras de papel (2):


Además de Ángel Petisme, en la mesa redonda del sábado día 8 de noviembre, Parte de guerra: Poesía en combate, moderada por Rubén Rodríguez, estaré con otro poeta de altura: Fernando Beltrán, del que te dejo con uno de sus poemas:




PALABRAS

La palabra paz es la palabra
más triste que conozco.

Se pronuncia con ojos de metralla
y demasiado miedo.

Se dibuja con alas de paloma
ateridas de tinta.

Nos abriga con sábanas
muy blancas
y muy cortas también,

queda la boca en paz
pero los pies helados
mientras sangra la herida.

Afilada y breve
como el vuelo de una bala,

ocupa siempre un sitio que no le corresponde
entre las palabras más oscuras,

lluvia, armario, buzón,
grifo, bufanda

más amadas también,

más necesaria



Fernando Beltrán en La semana fantástica (Editorial Hiperión, 1999).


2 comentarios:

  1. Al igual que con la palabra libertad, se pronuncian en ausencia de ellas. Sólo cuando se olvidan se está libre, en paz. Quizá cuando todo sea silencio. Quizá...

    Abrazos, David.

    P.d: Buenas patas para esa mesa. ;)

    ResponderEliminar
  2. Quizá, sí, Tomás. No lo sé, la verdad. Parece que sí: que la mesa se sostendrá sin problemas. Gracias. Abrazos, fuertes, solidarios, amigo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.