Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 19 de octubre de 2014

Pierre Assouline: Sigmaringen:

Esta novela, Sigmaringen, me la regaló un colega que sabe de mi afición por Céline. En esta novela uno de los personajes es Céline. Pierre Assouline, su autor, novela la estancia en Sigmaringen de un nutrido grupo de colaboracionistas franceses, entre ellos el mariscal Pétain, que huyen de Francia. Todo ello aderezado con una historia de amor... En fin, te dejo con un párrafo:




El doctor Destouches, o más bien Céline, se quejaba:
-No puedo trabajar. Preciso por lo menos una mesa y una silla. Tengo una cama y un lavabo. Necesito sentirme cómodo y no puedo sentirme cómodo en un país al que no vine de buen grado. Vine porque los terroristas me metieron una metralleta en el culo... Yo soy poeta. No me dedico a la cháchara... Escribo cuando tengo algo... No necesito repetirme, bastantes hay que me copian.
Luego le aconsejó que fuera a proseguir su reportaje en la calle, dado el número de pacientes que le aguardaban. Yo era el siguiente y me adelanté. Él me presentó a su esposa y su gato. Se amontonaban los tres en aquel minúsculo reducto cuya puerta estaba ante los retretes del piso. El frío entraba por un cristal roto.



Pierre Assouline. Sigmaringen. Navona Editorial, septiembre de 2014. Traducción de Manuel Serrat Crespo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.