Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 27 de octubre de 2014

Pablo Casares: 2 poemas:


EL CANTO DE LAS SIRENAS

Un coche patrulla,
sirenas de ambulancia,
gente corriendo a ninguna parte,

y tú y yo
helados, viendo
cómo la ciudad
era asediada por el miedo.

La bomba fue contundente,
pero según las noticias
sólo murió la seguridad
de creernos invencibles.




AMANECE EN RENO

En bata de franela
descalza
y con un emparedado
de mantequilla de cacahuete
entre los dedos
Jane
de Reno
mira pasar los coches
que van camino del trabajo
entre la espesa nieve

                                  cuando

una niña
cruza la calle sin mirar.



Pablo Casares en Notas a pie de vida (Editorial Eclipsados, 2007).


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.