Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 15 de octubre de 2014

Jane Kenyon: 2 poemas:


EL PRETENDIENTE

Nos acostamos dándonos la espalda. Las cortinas
suben y bajan
como el pecho de alguien que duerme.
El viento mueve las hojas del viejo boj,
mostrando sus claros reversos
al dar la vuelta todos a la vez
como un banco de peces.
De pronto, comprendo que soy feliz.
Durante meses este sentimiento
se ha estado acercando, ha permanecido
en breves visitas como un tímido pretendiente.




LO QUE SENTÍ

Saqué la última
pieza de loza polvorienta
del barril.
Era tu salsera
con una gota de salsa
dura y marrón
aún en el borde de la porcelana.
Entonces tuve pena por ti
como nunca antes.



Jane Kenyon en De otra manera (Pre-textos, 2007).

Traducción de Hilario Barrero.




2 comentarios:

  1. Lo que se de Kenyon se lo debo al "Without" de Donald Hall, su esposo. Es un poemario tan cercano que casi creo haberla conocido. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Coincido en tu apreciación, querido amigo. Leer a Donald Hall te hace conocerla a ella. Que era una gran poeta. Tienes que leer el otro de Donald Hall, si no lo has hecho ya: La cama pintada. Abrazos, fuertes y solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.