Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 30 de octubre de 2014

Carmen Ruiz Fleta: 2 poemas:


DÉJÀ VU

Me visto y me agarras por la cintura
y hueles mi cuello
antes de ponerme la blusa.
Y te sonrío con los ojos
y te muerdo los dedos porque los dos sabemos
que esta escena es repetida,
que hace un tiempo,
en otro cuarto,
tú agarraste otra cintura
y yo mordí otros dedos
y cada cual creía entonces
que no se podía ser más feliz.




CONFIESO

Me inventé el tiempo
una tarde de verano
en la que no había
nada que celebrar

Te diré que no creo en mi muerte,
pero sí en la de los demás.



Carmen Ruiz Fleta en Mapas y disfraces (Colección Resurrección, Editorial Communiter, 2010).


2 comentarios:

  1. Este segundo es la hostia. Y me lleva a una reflexión que suelo tener presente: Sólo la certeza de la muerte me separa de la inmortalidad.


    Más abrazos, David.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta mucho el final del poema, colega. Yo veo la muerte como una realidad. Gracias por compartir tu reflexión, Tomás. Y buen finde. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.