Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 23 de octubre de 2014

Carina Sedevich (5): La violencia de los nombres (a):


Ante vos no hay eufemismos poderosos.
Sólo tapar la violencia de los nombres
con más nombres
golpearte con mi lengua de túneles del mundo
con estos crímenes
estos dedos puestos sobre el otro
esta vigilia.




Cuando está
la miseria es innombrable.

En cambio ese papel abollado
grande, de envolver
se sacude al viento
como si fuera un papel
abollado, grande
de envolver.

Su corazón de comida vieja
tiene alas.




Bajar hasta el resumidero.

Ver los soportes
los jugos.

Latidos esenciales.

Todo lo útil
ha muerto.

El sol
desinfecta los baldíos.



Carina Sedevich. La violencia de los nombres. Ediciones Fe de Ratas, Santa Fe, República Argentina, Septiembre de 1998.



No te pierdas ninguna de las entregas anteriores:






Y recuerda: el próximo domingo, a la misma hora, más.

2 comentarios:

  1. Pues espérate, querido amigo, que todavía queda por llegar lo mejor. Otro abrazo, fuerte, solidario.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.