Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 7 de octubre de 2014

Alina Galliano: 2 poemas:


Trepas
por mi garganta
oruga
para el sueño
de mi espalda;
no te conozco
pero
invento
tu olor,
te fabrico
casi
mejor que nadie;
te guardo
en los armarios,
debajo de la mesa,
en el marco de las ventanas,
en las uñas de los dedos,
le transformo
líneas
a tu cara,
te disuelvo,
escondiéndome
de ti
entre el cristal
y la voz
para cuando hagas falta.




Te fuiste con
la otra,
con ésa que
guarda hormigas
en el vientre de los pájaros,
ésa que huele
a lluvia
y le acomoda
el ojo a las tortugas;
la de las piedras esmaltadas
habitante de musgos,
dueña de salamandras;
te fuiste
con la otra,
con ésa que lleva
espejos en los dedos,
la que conoce
el corazón
de las raíces,
aguadora de caminos,
cinturón
de distancias,
ombligo de niebla definido;
mi enemiga,
esa mitad
de mí
que se robó tu nombre.



Alina Galliano en Poetas Cubanas en Nueva York (Editorial Betania, 1991).

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.