Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 15 de septiembre de 2014

Voces del Extremo Madrid 2014 (Poesía y desobediencia): Programa + 1 poema de Isla Correyero:

Voces del Extremo Madrid 2014 (Poesía y desobediencia) cuenta con un programa de espléndidas voces poéticas que puedes consultar aquí: 

Voces del Extremo Madrid 2014 (Poesía y desobediencia).

El cartel es obra del arte de David Trashumante:




Y te dejo ya con un poema de la poeta que abre fuego: Nada más y nada menos que la gran Isla Correyero:


PELÍCULAS

Con 13 años ya sabe lo que significa la violencia,
     la ansiedad por el dinero y la muerte de los enemigos.

Lo ve por la televisión todos los días y tiene los ojos
     extraviados de tanto acostumbrarse a las imágenes.

Con sólo 13 años ya vive rodeado de torturas
     y dentro de su cabeza caben los más feroces actos.

Todo el día su rostro está abrasado por el hastío y el desprecio.
     Todo el día, tendido en el sofá de grasas y flores, maneja
     el telemando con la respiración, con el oscuro acero de la tiranía.

Este pequeño enfermo de sólo 13 años ya no ama a sus padres
     y los vigila con un cuchillo quemado.

Tiene en el corazón un insecto creciendo que le obliga a
     devorar constantemente y le endurece la fragilidad.

Dentro de dos horas pensará en el dinero y robará, a la soledad
     de su madre, 5000 pesetas para su empleo de asesino.

¡Qué triste situación la mano solitaria de este niño sorprendido
     en el robo!

¡Qué dolor de cabeza de la madre con un latido de piedad y
     sombras que pasan por sus ojos al comprender la furia y el
     secreto de su niño!

Siempre cegadora y vigilante la mirada del televisor, nunca el
     amor, en los ojos de este hijo
que se abalanza sobre la perfección y el llanto de la madre
     hiriéndola de muerte,


abandonándola al silencio de la casa, dentro de otro
     silencio por el que sangra la voz de una película...



Isla Correyero en Crímenes (1993).




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.