Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 29 de septiembre de 2014

Serguei Esenin: Sólo me queda una diversión:




SÓLO ME QUEDA UNA DIVERSIÓN...

Sólo me queda una diversión:
los dedos en los labios y un alegre silbido.
Ya se ha espacido mi mala fama
de peleador y escandaloso.

¡Qué ridícula mala fama!
Hay muchas caídas tontas en la vida.
Me averguenzo de haber creído en Dios,
y me entristezco de no creer ahora.

¡Remotas lejanías doradas!
Todo arde en la rutina cotidiana.
Si blasfemé y fui escandaloso
fue para arder con mayor fulgor.

Acariciar y fustigar es el don del poeta,
lleva sobre sí un signo fatal.
Yo quise enlazar sobre este mundo
a la rosa blanca y el sapo negro.

¡Qué importa no se haya realizado
estos designios de los días buenos!
Si los demonios anidaron en mi espíritu
es porque los ángeles vivía en él.



Serguei Esenin  en La confesión de un granuja (Editorial Universitaria, 1973).

Traducción directa del ruso: Gabriel Ibarra.

Versión poética de: Gabriel Ibarra y Jorge Teillier.

Nota de David González: Al poema le faltan dos estrofas, las dos últimas. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.