Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 2 de septiembre de 2014

Igor Kalenech: Retorno desde las paredes:


libérate de la cruz de piedra
libérate del sostén de los clavos
libérate del espinoso monasterio
libérate de ti misma

a través de la abertura de tu herida
descúbrete al revés

tan sólo
con la lengua sanguinolenta
escribe tu historia

saca de los archivos
la memoria
de tu perfil heráldico

estampado
en las paredes de la mazmorra




puedo reconocerte
con semejante látigo resonante
todavía nadie se había levantado
en contra de sus hijos

y por ello
cuando implacablemente me hundes
en la tierra
te reconozco

sólo tú puedes
con tanta gracilidad
correr hacia la casa de tu vecino
para pedir prestados

la sal espiritual y el fuego
que hagan saltar al joven gallo
sobre el propio tejado



Igor Kalenech en Poesía Ucraniana del siglo XX (1993).

Traducción de Iury Lech.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.