Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 21 de septiembre de 2014

Charles Bukowski: La noche desquiciada de pasos (y 3):




MI FRACASO

pienso en los diablos en el infierno
y contemplo un
hermoso jarrón de
flores
mientras la mujer en mi dormitorio
apaga y enciende furiosamente
la luz.
hemos tenido una pelea
de las chungas
y estoy aquí sentado
fumando cigarrillos
de la India
mientras en la radio
los ruegos de un cantante de ópera
no son en mi
idioma.
fuera, la ventana a mi
izquierda revela las luces
nocturnas de la
ciudad y ojalá
tuviera el valor de
atravesar este simple horror
y enmendar
las cosas
pero mi ira mezquina
me lo
impide.

sé que el infierno no es más que
lo que nosotros creamos,
fumar estos pitillos,
esperar aquí,
devanarse los sesos aquí,
mientras en la otra habitación
ella sigue
sentada y
apaga y enciende
y apaga
y enciende la
luz.



Charles Bukowski. La noche desquiciada de pasos. Visor Libros, 2014. Prólogo y traducción de Eduardo Iriarte.


2 comentarios:

  1. "sé que el infierno no es más que
    lo que nosotros creamos"

    Saber casi nunca es suficiente para cambiar nada. Así somos.

    Abrazos, David.

    ResponderEliminar
  2. Es un principio. Saber. Pero si no se ponen en práctica esos conocimientos no: no es suficiente para cambiar nada, como bien dices. Otro abrazo, fuerte y solidario, Tomás, amigo.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.