Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 23 de agosto de 2014

Louise Dupré: 2 poemas:





Mira ahí tu casa
la ciudad enroscada por tus huesos
la ciudad pálida
incapaz de acogerte
Caminas como fuera de ti
en blanda soledad
en desconfianza, en abandono
con tu habla paralizada
al borde de las palabras
cuando éstas se enmarañan en tu voz.
Y nada más
nada más
que tus pasos apagados
por la algarabía de gritos y de bocinas
Buscas debajo de qué postigos
podrías detener tus pasos.





has sido una mujer
sin importancia

una cinta, un anillo
encontrado en la arena
una risa

resonando 
entre combate y combate

has cruzado ya mares
negros como tu vientre

sólo para captar
el vértido de una danza

iniciada a la edad en que se cree
amar
a los hombres que se ama

buscar ahora un lugar
donde no dé tu sombra

motivo alguno a la nostalgia.



Louise Dupré en Diez poetas canadienses (2008).

Traducción de Francisco Torres Monreal.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.