Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 8 de agosto de 2014

John Kennedy Toole: La conjura de los necios: Párrafo inicial:

Otra novela con un  arranque inicial prometedor, es La conjura de los necios, de John Kennedy Toole:



   Una gorra de cazador verde apretaba la cima de una cabeza que era como un globo carnoso. Las orejeras verdes, llenas de unas grandes orejas y pelo sin cortar y de las finas cerdas que brotaban de las mismas orejas, sobresalían a ambos lados como señales de giro que indicasen dos direcciones a la vez. Los labios, gordos y bembones, brotaban protuberantes bajo el tupido bigote negro y se hundían en sus comisuras, en plieguecitos llenos de reproche y de restos de patatas fritas. En la sombra bajo la visera verde de la gorra, los altaneros ojos azules y amarillos de Ignatius J. Reilly miraban a las demás personas que esperaban bajo el reloj junto a los grandes almacenes D. H. Holmes, estudiando a la multitud en busca de signos de mal gusto en el vestir. Ignatius percibió que algunos atuendos eran lo bastante nuevos y lo bastantes caros como para ser considerados sin duda ofensas al buen gusto y la decencia. La posesión de algo nuevo o caro sólo reflejaba la falta de teología y de geometría de una persona. Podía proyectar incluso dudas sobre el alma misma del sujeto.



John Kennedy Toole en La conjura de los necios (1992).

Traducción de J. M. Álvarez Flórez y Ángela Pérez.


2 comentarios:

  1. Qué grande!! Una de mis novelas preferidas de siempre.

    Abrazote, David.

    ResponderEliminar
  2. De las mías también, Tomas. Lo que me reí la primera vez que la leí... Otro abrazo, amigo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.