Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 7 de agosto de 2014

GB, 36: Daniel Odier: El Trabajo, entrevistas con William Burroughs (1):

Dice Burroughs: Mi teoría fundamental es que la palabra escrita fue en realidad un virus que hizo posible la palabra hablada... Partiendo de esa premisa, Burroughs utilizaba su técnica del cut-up para romper el discurso escrito de dicho virus... Daniel Odier le entrevista sobre esta y otras cuestiones fundamentales para entender el pensamiento de este gran escritor. Y Burroughs aplica también en esta entrevista los principios del cut-up, insertando fragmetos de sus textos como respuesta a alguna de las cuestiones que le plantea Daniel Odier... Esto funciona cuando los fragmentos son cortos, pero cuando son de dos o más páginas, rompe, en mi opinión, el ritmo de la entrevista y a mí, personalmente, me agobia un poco. Pero, después de todo, eso es justamente lo que pretende Burroughs, no sé si agobiar o no, pero sí no cejar en su empeño por derrotar al virus que según él es la palabra... Ahora bien, me lo he pasado genial leyendo estas entrevistas en las que Burroughs, como suele ser habitual, nunca te defrauda... Sobre este libro, El trabajo, mi amigo, el escritor José Ángel Barrueco escribió dos post que puedes leer aquí:









DANIEL ODIER: Como la mayoría de sus colegas de otros países, los escritores norteamericanos parecen especialmente interesados en juzgarse, apoyarse o condenarse unos a otros, y al parecer cada uno de ellos tiene la impresión de que solo él está en posesión de la verdad. ¿Cómo le hace sentirse este tipo de cosas?

WILLIAM BURROUGHS: Bueno, eso de las camarillas de escritores ha ocurrido siempre. Creo que llegó al punto culminante en Francia, cuando los surrealistas se dedicaron a atacar a todos los demás escritores. Breton pasó gran parte de su tiempo escribiendo cartas insultantes a otros escritores... Personalmente, creo que las discusiones literarias son una pérdida de tiempo tremenda. No me interesa meterme en polémicas, manifiestos y condenas de otros escritores y otras escuelas literarias.


DANIEL ODIER: ¿A qué cree usted que se debe el deseo de uniformidad intelectual que parecen experimentar tan violentamente las sociedades dominadas por el poder del dinero?

WILLIAM BURROUGHS: La uniformidad intelectual se hace cada vez más necesaria a medida que las contradicciones y los fracasos de la sociedad se vuelven cada vez más obvias. Las cosas han llegado a un punto en el que expresar cualquier opinión sensata es poco menos que un delito. Si usted expresa una opinión moderada acerca de las drogas, se le acusa de fomentar su uso y se le denuncia como criminal. Insinúe que hay alguna cosa fundamental en la sociedad que anda mal, y lo tacharán de anarquista que amenaza los cimientos mismos del orden civilizado. No pueden dejar ningún margen porque las contradicciones son demasiado flagrantes. 



Daniel Odier. El trabajo. Conversaciones con William Burroughs. Enclave de Libros, febrero 2014. Traducción de Federico Corrientes. Presentación de Luis Navarro. Prólogo de Giuseppe Maio. Dsieño de cubierta: Lucas Vázquez de la Rubia.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.