Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

jueves, 14 de agosto de 2014

Elizabeth McNeill: Nueve semanas y media: Párrafo inicial:

En tiempos de mediocridades como Sombras de Grey y otros sucedáneos igual de malos o incluso peores, quizá convendría releer Nueve semanas y media, de Elizabeth McNeill que visita este blog por el primer párrafo de dicha novela:





   La primera vez que nos acostamos me sujetó las manos por encima de la cabeza. Me gustó. Él me gustaba. Era hosco, en una forma que se me antojaba romántica; era gracioso, brillante, tenía una conversación interesante; y me daba placer.



Elizabeth McNeill en Nueve semanas y media (1986).

Traducción de Manuel Sáenz de Heredia.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.