Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 22 de agosto de 2014

Alejandro Mallada: 2 poemas inéditos:

Alejandro Mallada es un joven, jovencísimo, poeta que ha trabajado duro este verano en los textos del que ya es su primer poemario, aún inédito, y de título 33, y que escribe así de bien:


HAY QUE ABRIRLOS

Lleno la bañera
y como un contorsionista
me meto
buscando la postura
(hay una)
en que entro lo más posible
y es además cómoda
como para mantenerla
unos minutos.

Divido el baño
en dos partes:
primero será mi tronco
el que quede fuera,
después lo sumergiré
y con mis piernas
colgando de la bañera
podré hundir
la cabeza.

Aguanto
con ella sumergida
y escucho
el silencio y el ruido
a través del agua,
que empieza
a colarse
por entre 
los apretados
párpados.

Pienso en abrirlos,
algo me dice
que dolerá
pero los abro,
tengo que abrirlos,
hay que abrirlos
aunque
duela.


    Imagen cedida por el autor


COMPAÑEROS

Ya iba notando
con el pasar de los años
que la espalda se resentía,
que me dolía
punzantemente,
donde más duele,
con el simple gesto
de intentar dormir.

Aguanté a base
de tranquilizantes adulterados
que apuntaban con saña
a un hígado
saturado de trabajo.

¿Que qué pasó?

Tuve que parar en mitad de la calle
sacar las pesadas piedras de la mochila
y dejarlas
allí mismo.

Las pesadas piedras
en las que se había
convertido
el pan.



Alejandro Mallada en su poemario inédito 33.

2 comentarios:

  1. El futuro se ha hecho presente y tiene un mañana por delante como para no perdérselo. Yo voy a ver si no me lo pierdo.

    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo contigo, Tomás, amigo. Tiene por delante, Alejandro, un mañana espléndido. Tampoco yo quiero perdérmelo. Abrazos fuertes y solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.