Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 26 de julio de 2014

Samih Al Qassim: Discurso en el mercado del desempleo:




DISCURSO EN EL MERCADO DEL DESEMPLEO

Quizás pierda -si lo deseas- mi subsistencia
quizás venda mis ropas y mi colchón
quizás trabaje en la cantera... como faquín... o barrendero
quizás busque granos en el estiércol
quizás me quede desnudo y hambriento
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                  resistiré
quizás me despojes de la última pulgada de mi tierra
quizás encarceles mi juventud
quizás me robes la herencia de mis antepasados
mobiliario... utensilios y jarras
quizás quemes mis poemas y mis libros
quizás lances mi cuerpo a los perros
quizás levantes los espasmos del terror sobre nuestra aldea
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
quizás apagues todas las luces en mi noche
quizás me prives de la ternura de mi madre
quizás falsifiques mi historia
quizás pongas máscaras para engañar a mis amigos
quizás levantes a mi alrededor murallas y murallas
quizás me crucifiques un día ante espectáculos indignos
pero no comerciaré
oh enemigo del sol
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
oh enemigo del sol
el puerto rebosa de belleza... y de signos
botes y alegría
clamores y manifestaciones
los cantos patrióticos destrozan las gargantas
y en el horizonte... hay velas
que desafían al viento... la tempestad y franquean los obstáculos
es el regreso de Ulises
del mar de privaciones
el regreso del sol... de mi pueblo exilado
y para sus ojos
oh enemigo del sol
juro que no comerciaré
y hasta la última pulsación de mis venas
                                                                 resistiré
                                                                 resistiré
                                                                 resisitiré



Samih Al Qassim en Poesía palestina de combate (2003)

Traducción de Carmen Suárez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.