Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 18 de julio de 2014

Los poetas de la senda (5): 1 poema de Robert Gurney:





La mujer de blanco

                                       a mi amiga Ketty Alejandrina
                                                                                 Lis

La noche era negra como una biblia.

Conducíamos por una senda en Gales
cuando creí vislumbrarla con mis faros,
a la mujer de blanco
sentada en un portón.

No supe quien era
ni lo que significaba.

Parecía estar de luto
por el robo del círculo de piedras
de ese campo.

Luego creí ver a Dylan
arrastrando los pies
hacia una aldea
donde había un distribuidor automático de cigarrillos
roto.

Luego una lechuza con alas blancas
y anchas como el coche
atraída por mis luces
se abatió, casi rompiendo el parabrisas.

Paré.
No había nada.

No sé lo que esto quiere decir
pero lo intuyo.

Una amiga mía, en Rosario
dice que su mujer de blanco, es la poesía.

Recuerdo haberla visto
una vez
en un poema de Rimbaud
sobre una cascada.

Buscaré ese libro de Robert Graves sobre el tema.


Robert Gurney.


Varios Autores. Los poetas de la senda. Selección Natural. Muestra Internacional de Poesía Contemporánea (1958-2013). Opera Prima, 2014. Edición de Chema Rubio. Ilustraciones de Mar Lozano. Diseño de cubierta: ADE Rincón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.