Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 22 de julio de 2014

Estefanía González & Juan Gallo: Lectura de poemas:

Mañana: día 23: 19:30h: Santa Teresa Librería: Oviedo: Lectura de poemas de Estefanía González  (poeta y filóloga) y Juan Gallo (poeta, performer y editor de CGP Ediciones): Te dejo con dos poemas de Estefanía González, el primero de su poemario Hierba de noche, y el segundo de su flamante libro Raíz Encendida:


SE CONVIERTE LA JARRA EN AGUA. Permito
que se derrame en la mesa, incapaz
de interferir, y gimo cada vez más alto
temiendo que me oigan los de fuera.
Me he convencido de que soy un chorro.
Me he convencido de que soy un perro
y la voluntad
una nube que pasa por mi ojo.




SOMBRAS

La sombra del televisor apagado está hoy tensa.
La habitación entera se comba hacia su esquina.
Ese televisor no durará mucho.
Ocurre siempre así.

Ojeo una revista y veo sombras
de unas pequeñas prostitutas filipinas
que se empujan con timidez y ríen
mientras un europeo blando, un turista
elige con sonrisa empalagosa
a la más dulce, a la más pequeña.

Convoco el aire negro de gaviotas
que arrancan la sonrisa de su rostro
y la desgarran con chillido
en la azotea gris del mundo.
Veo el revuelo de su sombra.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.