Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 1 de junio de 2014

Wolfgang Schivelbusch: Historia de los estimulantes:

Siempre que entro en una librería y encuentro un libro sobre drogas que no tengo, si puedo permitírmelo me hago con él para añadirlo a mi biblioteca sobre drogas. Hace unos días, en la librería de Bolsillo, en una especie de trastienda en la que hay estanterías con libros de ocasión, reparé en esta Historia de los estimulantes, de Wolfgang Schivelbusch, y lo compré.  Y aquí te dejo con un pasaje:



LO POCO QUE HAN CAMBIADO las cosas entre el mundo germánico y la sociedad alemana del siglo XVI, nos lo muestra el siguiente relato de un concurso de bebida del año 1599: "Los bebedores no tienen bastante con el vino que tienen delante, sino que además combaten con los vasos, empuñándolos como si se tratara de lanzas u otras armas. Todo se inicia cuando el principal de entre ellos inicia el ataque invitando a una ronda. Luego le imita otro. Al poco rato se invita a otros bebedores, que abren fuego desde todas partes a golpes de vasos y jarras. Poco después convidados y bebedores se atacan de dos en dos: en este caso se trata de vaciar un vaso a medias, entero, de un solo trago, sin respirar ni mojar el bigote. Y, a semejanza de dos caballeros enfrentados en torneo, compiten para ver quién bebe más. El vencedor que consigue mantenerse firme se alza con el premio. En ocasiones también se conceden honores y recompensas para quien consigue beber más".



Wolfgang Schivelbusch. Historia de los estimulantes. Editorial Anagrama, , 1995. Traducción de Michael Faber-Kaiser. Ilustración de portada: "Alegoría del arte de fumar", artista flamenco del siglo XVII.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.