Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 29 de junio de 2014

Patricia Spears Jones: Albada:




ALBADA

Parece tu mano derecha infantil: puño cerrado
agarrando el latir del corazón.

La última copa de anoche robó a tu lengua su pericia
         habitual
y aun así trajiste una tormenta más rápida y más dura
a mi interior y, otra vez, sí, esta alcanzó mi corazón.

Miro cómo te despiertas y levantas,
ni siquiera lágrimas esta vez.

Un sinsonte señala su presencia
por los patios traseros de Brooklyn.

Se abren tus manos y me acarician la espalda.
Tu boca encontró la mía a medianoche.

Ahora está tu boca seca de tanto paladear, de tanto vino.
Esta mañana nuestros dos rostros ajados por la falta
           de sueño.
Este es el lento destejer, la reincidencia que sabíamos 
           que podría suceder.

Tu rostro se ha relajado, el niño más presente que el
           hombre,
y se aquieta el dolor de mi alma, más mujer que la
           niña.

Jugueteando en lo oscuro, es la nuestra una música
           de mutuos solos.

A la luz del alba comenzamos de nuevo a practicar la
           sensatez.
La radio de mi vecino pregona malas noticias.

Te marchas.
Me voy a trabajar.



Patricia Spears Jones en Mujeres a los remos.

Traducción de Natalia Carbajosa.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.