Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 25 de junio de 2014

Mason Currey: Rituales cotidianos (y 3):





VINCENT VAN GOGH (1853-1890)

"Hoy he vuelto a trabajar desde las siete de la mañana hasta las seis de la tarde sin moverme salvo para comer algo a uno o dos pasos de distancia -escribió Van Gogh en una carta de 1888 a su hermano, Theo, añadiendo-: No tengo ni piza de fatiga, voy a hacer otro cuadro esta misma noche, y lo conseguiré". Al parecer esto era típico del artista; cuando caía presa de la inspiración creadora, Van Gogh pintaba sin parar, "en un frenesí mudo de trabajo", casi sin pausa alguna para comer. Y cuando su amigo y colega el pintor Paul Gauguin llegó de visita pocos meses después, los hábitos de Van Gogh apenas variaron. Como escribiera a Theo: "Nos pasamos los días trabajando, trabajando todo el tiempo, por la noche estamos molidos y nos vamos al café, y después de eso, ¡a la cama temprano! Así es nuestra vida".



Mason Currey. Rituales cotidianos. Cómo trabajan los artistas. Turner Publicaciones, febrero de 2014. De la traducción: José Adrián Vitier. De la ilustración de cubierta: Enric Jardí.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.