Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 3 de junio de 2014

Carlos Salcedo Odklas: Malos tiempos (1):

Malos tiempos, es el primer libro de Carlos Salcedo Odklas, y es un libro de relatos, trenzados en torno a una modesta pensión y a sus habitantes, entre ellos el propio narrador. Cuenta con un prólogo de Pepe Pereza y con un epílogo de Alfonso Xen Rabanal. Y yo he tomado parte en este proyecto colaborando en las correcciones.  Te dejo con un pasaje del prólogo de Pepe Pereza:

Al pasar por delante de esas modestas pensiones que hay en todas las ciudades, ¿no te has parado a pensar en los inquilinos que las habitan? ¿No te has preguntado por sus vidas, por cuáles son los motivos y circunstancias que han llevado a esa gente a hospedarse ahí? ¿Lo hacen por necesidad? ¿Son perdedores huyendo del cruel juego de vivir? ¿Ciudadanos de segunda o tercera categoría? ¿Desechos de una sociedad consumista? Y puestos a preguntar: ¿qué hacen? ¿Cómo viven?... Pues bien, aquí está Carlos Salcedo Odklas para aclarar todas las dudas. Nadie como él para hablar de estos lugares. Carlos sabe de primera mano cómo son, entre otras cosas, porque él vive en una de esas pensiones. Su hogar es una humilde habitación sin baño. Si quiere mear tiene que salir al pasillo e ir hasta un retrete compartido. Las comodidades son mínimas y las necesidades se multiplican cada día. Carlos nos habla justamente de eso en sus relatos.



Te dejo con el inicio del libro, este poema:


LOS MALDITOS

Caminando hacia la pensión en la que vivo.
Un pie detrás de otro
y detrás
otro.
Y la soledad
es la única mujer
que me espera
al llegar.

Allí estarán:

El tío de la habitación 4:

No le hablan sus hijos,
ni su mujer.
De su habitación
sale una peste atroz
a beoda jubilación.
Ya está
todo recorrido.
Ya está
todo el pescado vendido.

El tío de la habitación 3:

Te pide un euro
pal café,
su ojo izquierdo
hace tiempo que no ve,
secuelas del accidente
en la mina.
Se mete Prozac, olanzapina y ziprasidona,
el desayuno de los campeones,
antes de regalar su pensión
a las tragaperras.

El tío de la habitación 6:

Tiene síndrome
de Diógenes.
Solo viene a dormir.
Su habitación parece
un bazar chino,
y ahí se mete
cuando llega apestando a vino.
Uno más
entre sus trastos.

Me meto en mi habitación,
la número 2.
Hace frío
porque el gasoil está por las nubes.

Aquí estamos:
Los perdedores
los malditos
los marcados
los vencidos.

Dicen que todo es posible.
Díselo al niño sin piernas
que quería ser Ronaldo,
al chaval sirio escondido
entre cadáveres,
o a mi pequeña gatita
tuerta y sidosa.

El destino nos marca
como a reses,
un dedo desde lo alto
nos señala.
"Ya está
todo el pescado
vendido,
y estos son
los elegidos".



Carlos Salcedo Odklas. Malos tiempos. Ediciones Lupercalia, mayo 2014. Del prólogo: Pepe Pereza. Del epílogo: Alfonso Xen Rabanal. Ilustraciones: Silvia Flechoso. Fotografía de cubierta: Raquel G. G. Santaolalla. De las correcciones: Sandra Alonso, David González.



4 comentarios:

  1. Me pregunto quiénes habitarán las habitaciones 1 y 5. ¿Tal vez la esperanza? ¿Quizá lo inenarrable?

    La vida y su sentido de la justicia.

    Un abrazo, David.

    ResponderEliminar
  2. Tendrás que leer el libro para salir de dudas, Tomás. Otro abrazo, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar
  3. Otro abrazo, Pepe, fuerte y solidario.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.