Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

martes, 13 de mayo de 2014

Nacho Tajahuerce: El rostro del mundo (1):

Tras Deshielo (2005) y Manual de Oficios (2008), El rostro del mundo es el tercer poemario de Nacho Tajahuerce, poeta al que tengo el gusto de conocer desde hace ya unos cuántos años. En el prólogo, Manuel Vilas, resume muy bien lo que es este poemario, así que me ahorro mis palabras al respecto: El rostro del mundo es una exploración en la realidad contemporánea desde los parámetros de la cotidianidad y desde una estética figurativa, pero es una exploración que tiene también mucho de ternura, hay mucho sentimiento y sinceridad. Digamos que el poeta narra y poetiza dos mundos: el externo, el social, el político, el cultura, el laboral incluso y el suyo personal, su propia vida, y la confluencia de ambos mundos, y en esa confluencia, conflictiva, nace la poesía. Dicho esto, te dejo con dos poemas:


MADUREZ

Nada maneja tan bien el tiempo
como el dolor por una pérdida.
El ojo de tu rostro
sangra una y otra vez.
Unos labios cerrados
jamás sentirán dolor.
El paso del tiempo
nos enseñará el camino a casa.




NIEVE

El eje que sostiene tu rostro
es la respuesta de la tierra.
Si mis ojos vieran tus ojos,
ciegos, en penumbra,
como si mirasen fijamente el sol,
tan solo quedaría la nieve.



Nacho Tajahuerce. El rostro del mundo. Baile del Sol Ediciones, 2014. Prólogo de Manuel Vilas. Ilustración de cubierta de Conchy Franchy.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.