Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

domingo, 25 de mayo de 2014

Margaret Randall: Los guantes:




LOS GUANTES

para Rhoda Waller

Sí, nos manifestábamos en algún sitio y en verdad hacía frío,
y compartíamos los guantes porque sólo teníamos un par entre las dos,
y un policía de Nueva York compartió también los suyos, grandísimos,
conmigo
-qué extraño, él estaba allí para mantener el orden
y podía hacer eso y yo podía luego devolvérselos.

Rhoda, nos manifestábamos por el Santa María,
un barco portugués cuya tripulación se había amotinado.
Ellos pedían asilo en el Brasil de Goulart
y nos manifestábamos en su apoyo en medio
del invierno, en la ciudad de Nueva York, yendo y viniendo
frente al Consulado de Portugal,
Rockefeller Center, 1961.
-Gregory nació a finales de 1960-
como fijo muchas otras fechas
por el primero, la segunda, la tercera, la cuarta,
y siento su cuerpo ahora de nuevo junto a mi pecho,
sostenido contra el frío por nuestros fuertes pasos de dignidad.

Esa fue mi primera protesta pública, Rhoda,
extraño es que la recuerdes ahora
en una carta
que habla de este cariño nuestro, vivo durante todos estos años.
Cuántas protestas desde aquélla, cuántas
manifestaciones y concentraciones
por causas más grandes, guerras más largas, heridas más profundas,
lavadas o intocadas por nuestra rabia.

Hoy por nada del mundo un policía se quitaría los guantes
y los apretaría en torno a mis manos amoratadas.
Hoy un niño sostenido contra mi pecho
sería un hijo de mi hijo, una generación adelante.
El mundo es más viejo y yo dentro de él he envejecido.
Ardo más lentamente con las mismas pasiones.
Las pasiones son más viejas y por tanto yo también más joven,
porque las vivo con más conocimiento de causa y me muevo dentro
de ellas, preñada de miedo, pero sin doblar las rodillas.

Los guantes siguen allá en el frío
y pasan de mano en mano.



Margaret Randall en Esto sucede cuando el corazón de una mujer se rompe.

Traducción de Víctor Rodríguez Núñez.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.