Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 2 de mayo de 2014

Marçal Font: Frutos del desguace (y 2):





GRIS CONTINUO

Decían escapar del gris. Correr ante el gris.
Lo vemos en fotos grises.
Encierros de toros ratoneros frente miradas grises,
sobre empedrado gris y bajo un sol de justicia.
Eran unos pocos cientos entonces. Ahora, de boquilla, son millones.
Pero Franco murió en la cama.
Delirando fantasmagorías del Magreb y garrote vil y anarquia.
Apretando con toda la saña que da la vejez
las nucas de un puñado de inconformistas.
Como quien ve un gigante y arremete contra el molino, el molinero y su hija,
Franco, el muy cabrón, murió enquijotado en la cama.

Y ellos decían escapar del gris. Correr ante el gris.
En pos de una aurora democrática, decían,
que les esperaba con los brazos abiertos cantando
John Lennon, Bob Marley y tele en tecnicolor.
Pero pronto marchitó el clavel en el fusil portugués.
Pronto, muy pronto, deslució el Sol las nuevas banderas.
Y pronto, demasiado pronto,
el 68 fue arrebatado a la Historia a cambio de un 69 lameculos,
del placer por el placer,
de un evolucionismo monetario que sigue provocando náusea
y de un individuo que diciendo progresar fue perdiendo los colores.

Porque decían escapar del gris. Correr ante el gris.
Y ahora los ves en el sofá:
catorce pagas, casa, coche, hobby, veraneo, hipoteca.
Con su miradita gris avezada en colores catódicos,
el corazón regado de barbitúricos, la mente bañada en Prozac
y sin saber silbar siquiera.

Decían escapar del gris. Correr ante el gris.
Y el gris
               los atrapó.


Marçal Font. Frutos del desguace. Ya lo dijo Casimiro Parker, 2013. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.