Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

lunes, 26 de mayo de 2014

II Ciclo de recitales de poesía Tinta Roja: Autoras con una habitación propia: María Antonia Ortega, Julia Otxoa y María Negroni:




VAHO

Estoy haciendo camino con mi sueño;
yo misma
aliento
el humo azul de la chimenea, en el tejado,
y en la tarde de Invierno
vaho que empaña el cristal
                                                                de la ventana, donde
mis dedos silabean palabras, al azar y
dibujo un corazón que no conozco.
Miré en mi espejo, el único cristal que quedó
entre las manos frías del agua
engastada de Invierno, y
vi
mi rostro entero.


María Antonia Ortega en Ilimitada voz.




YO NO HE VISTO NUNCA EL BRONX

Yo no he visto nunca el Bronx,

pero sé de la desolación de un triste lugar
de ríos amarillos,
donde abrevan las caballerías,
pobres caballos con los ojos tapados
con obscuros sacos, para evitar la huída,

un lugar de árboles de plástico,
y vacas radioactivas.

Pero entiéndeme,
no lloro la depravación de esta raza maldita
de chacales,

sino a sus hijos,
que dilapidan cigüeñas en vuelo,
como juego,

y danzan afiebrados bajo la luna,
ese obscuro concierto de máquinas tragaperras.


Julia Otxoa en Ilimitada voz.




ESCRITURAS

el arte es una cosa mental
pero tus manos
alzadas
a lo invisible de mí

como si fueran sordas
al tacto
de lo que no tendremos

y así fuimos un río
y nos íbamos
de la boca a la boca
sin más expectativa
que todo

y hasta pudiera decirse
que una ciudad perdida
se asomó a tu dibujo

mientras los cuerpos volvían
a saber eso que ignoran


María Negroni.


2 comentarios:

  1. Qué maravillosa es la Poesía cuando es Poesía. Abrazos

    ResponderEliminar
  2. Y que lo digas, José Luis. Abrazos, fuertes, solidarios.

    ResponderEliminar

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.