Diseño de portada: INÉS PRADILLA sobre una Fotografía de JOSÉ MARÍA PÉREZ FERNÁNDEZ

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 9 de mayo de 2014

Estefanía González: Hierba de noche (y 2):


UNA VEZ FUI AL PSICÓLOGO.
Le dije que me hipnotizara para dejar de fumar
y él sacó un libro y siguió instrucciones.
Entonces le dije que, ya puestos, si no subía mucho
el precio
me hiciera dejar de beber
y estuve a punto de pedirle que me hiciera ser feliz,
pero me dio vergüenza.
Era bastante barato.
Creo que yo era su primera paciente.
Me pidió que me imaginara que era una niña y que estaba
en un desván
aunque quizá puse eso de mi cosecha.
En seguida empecé a llorar.
Él estaba tan sorprendido.
No sabía que lloro con facilidad.
A lo mejor decidió dedicarse a la hipnosis.
De todos modos no volví.
Pagué y seguí fumando y bebiendo
y perdí la confianza en la psicología.




SI LA NEGRURA devora
tu aliento ansioso,
si la oscuridad
corre entre tus dedos
y sabe en tu lengua,
si en tus ojos ciegos
calla.

Al otro lado
del peso muerto de la noche
renacerá la luz.
En ella un camino.


Estefanía González. Hierba de noche. Centro de Gravitación Poética, 2013. Ilustración de portada: Pablo Avendaño, Artefactos en Nájera.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.