Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 7 de mayo de 2014

Esta tarde, en Madrid, a las siete:

se presenta La 4ª, de Mario Crespo, con la intervención de Álex Portero y José Ángel Barrueco:


y te dejo con otro pasaje de esta cojonuda novela:


Carlos era (supongo que lo sigue siendo) un chaval muy inteligente, y muy sensible. La vida le llevó por derroteros inesperados y no encontró mejor solución que pertrecharse bajo un escudo de frialdad y dureza que hoy se me antoja entendible. En los Estados Unidos comenzó a escribir un texto ensayístico en el que, basándose tan solo en la intuición, vaticinaba algunos de los cambios sociales que estaban por llegar, como la comunicación a través de las redes sociales. Gracias a mis influencias en el mundo académico, el ensayo se publicó finalmente en España y generó mucha polémica, puesto que Carlos (escondido bajo el pseudónimo de Alberto del Bosque) adoptaba una postura apocalíptica que hablaba de una sociedad fría y deshumanizada que representaba el fin del mundo preconizado por los mayas. El libro se convirtió en un éxito de ventas y se tradujo al inglés y al francés. Un año más tarde, publicó otro ensayo en el que hablaba de una nueva iglesia fundada por él mismo, la 4ª Iglesia. Removió tanto las aguas que terminó por hundirse en el terreno cenagoso de la opinión pública; el libro fue un fracaso de crítica y ventas. Entonces decidió volcar toda su energía en desarrollar su iglesia y en aprender a escribir ficción. Poco después comenzó su primera novela.


Mario Crespo.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.