Fotografía de CÉSAR TAMARGO

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 21 de mayo de 2014

Emilio Amor: Territorio perdido (y 2):


[NUNCA ENCONTRÉ MI SITIO]

Nunca encontré mi sitio;
así que decidí robarle el agua a los delfines,
el aire a las cometas,
                                  su pirueta al pájaro.

Nunca encontré mi sitio
ni fui capaz de hallar la luz
                                            o el fuego
de la perenne juventud.
Mi sangre se transmuta del verde al bermellón.

Apenas queda tiempo para llorar
                                                    muy lentamente en los relojes.





Emilio Amor. Territorio perdido. Cuadernos Heracles y Nosotros, 2014.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.