Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

miércoles, 7 de mayo de 2014

Cancha (6) y El lenguaje de los puños en La buena letra:

Mañana, en Gijón, en la librería La buena letra (calle Casimiro Velasco, 12), a eso de las ocho de la tarde, tendrá lugar la presentación del libro El lenguaje de los puños. Antología crítica de la poesía de David González. Intervendrán los poetas Vanessa Gutiérrez y David González. Me encantará verte por allí. Hasta entonces te dejo con 4 enlaces en los que se me da cancha:






A los cuatro, como siempre: Muchas Gracias.


         CÓDIGO DE BARRAS

         En la fotografía del periódico,
         en la página de sucesos,
         Antonio Manuel Dimas Gabarri
         aparece franqueado por dos miembros
         del cuerpo nacional de poesía.
         Va vestido con una camiseta blanca,
         de manga corta y, sobre ella,
         en perfecta formación,
         avanza una escuadrilla compuesta por
         12 aviones
         12 bombarderos B-12.

         La camiseta la consiguió
         canjeando en el estanco
         los códigos de barras
         de veinte cajetillas
         de una conocida marca
         de tabaco rubio.

         La fotografía fue tomada momentos antes
         de que Antonio Manuel Dimas Gabarri
         echase a correr y consiguiera escapar.

         Le encontraron algunos días después
         entre los escombros
         de una casa en ruinas.

         Su cadáver.

         Llevaba puesta la misma camiseta que en la foto.
         Solo había una diferencia.

         Los aviones. 

         Ya no estaban.

         Habían logrado completar con éxito
         la misión que les había sido encomendada
y       volaban ya
         de regreso
         a la base.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.