Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

viernes, 23 de mayo de 2014

Cancha (11):

En esta ocasión, ilustro este post con una fotografía que apareció hace unos días en Facebook. Desconocía su existencia. Qué tiempos, joder. En la fotografía se me ve junto a Marcos, el hijo del de la imprenta como le llamaba yo, al que cito en este pasaje de mi relato Policías y ladrones

Dentro, a una altura considerable del suelo, una viga de aire servía de puente entre los tejados de las dos bodegas. Sobre esa viga, el hijo del de la imprenta, Marcos, y yo, que éramos los únicos que no teníamos vértigo, imitábamos a los artistas de la cuerda floja, pero sin balancín, haciendo equilibrio con los brazos; así tan pronto caminábamos por la viga a la pata coja que de espaldas, o que de espaldas, a la pata coja y con una venda en los ojos, todo a la vez.

El perro se llamaba, le llamábamos, Tarzán. Y le debo un poema. Me enseñó, y no solo a mí, con su ejemplo, a no rendirme jamás, por muy jodidas que se pusieran las cosas. Sobre este perro, en verdad un amigo, escribí estos pocos versos en mi poema Los envenenadores de perros:

el tarzán,

que se peleaba con todos los pastores alemanes del barrio.
mari la del corredor le curaba las heridas y los niños
le bajábamos de nuestras casas las sobras de la comida.




Y ahora, después de este brote sentimental, este viaje en el tiempo hacia el pasado remoto de la calle en la que sigo viviendo, esta, como diría el hermanito Vic, regresión a la infancia, vamos con la peña que ha tenido el detalle de darle cancha a mi poesía:

Las palabras del narrador y poeta Esteban Gutiérrez Gómez sobre El lenguaje de los puños en su:


Un audio de mi poema:


Uno de mis poemas en 


Y unas menciones en este post de



A todos ellos, como es habitual en mí: Muchas Gracias.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.