Dibujo de COVADONGA LÓPEZ CANALES

La de David González es una causa perdida -y por eso mismo más noble- contra mil años de cuentos de hadas:

Ainhoa Sáenz de Zaitegui.
Desafié a los ricos, o más bien, dado que ellos son como son, a quienes los admiran. He luchado para sacar la cabeza del fango sin presentir jamás cómo al final sería derrotado. Si el poema fallaba estaba perdido:

William Carlos Williams.
Yo nunca he soñado, excepto con ustedes
para atracaros o mataros:

Denis Vanier

sábado, 3 de mayo de 2014

Aquel agosto de nuestras vidas y 100 balas de plata clandestinas (y 3): Un poema de María José Marrodán & otro de Karmelo Iribarren:


ÁNGELES y DEMONIOS

En el fondo de ti hay un ángel que te guarda
y un demonio que te empuja.

Pretendes desterrar el lado oscuro
y aseveras quedarte en el correcto.
Lo afirmas al errar como el mayor de los valientes
o al perder la fortuna de tu nombre.

Pero entonces te sorprendes al saber
que todo demonio conoce el paraíso
y en cada ángel habita
un ascua del infierno.

María José Marrodán.




UN MOMENTO FELIZ

Miro la fotografía
sobre el estante.
Está hecha en Peñíscola
en el verano del 2005.
Aparecemos mi hija y yo.
Ella me coge por el hombro y se ríe.
Yo, como siempre,
con mi gesto
serio,
adusto.
            Engañando
a la cámara
esta vez.

Karmelo Iribarren.


Varios Autores. Aquel agosto de nuestras vidas y 100 balas de plata clandestinas. Ediciones del 4 de agosto, septiembre 2012. Introducción y selección: Ignacio Escuín Borao. Ilustración: Enrique Cabezón.


2 comentarios:

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.